PRODUCTOS

Lana
PRODUCTO ESTRELLA

 

Por ser la lana el producto que mejor define a la raza Merina, procede prestarle especial atención.

La lana Merina sigue considerándose hoy día, como la “Reina de las Fibras”, puesto que sus propiedades naturales y sus aptitudes, a pesar de los intentos hechos por el hombre, no han podido ser igualadas. Considerada una “Obra Maestra de la Naturaleza”, la ciencia no ha podido producir otra fibra que posea sus propiedades naturales. La oveja Merina es la mejor fábrica de textil que existe en el mundo, produce las 24 horas del día, los 365 días del año. Cada fibra de lana Merina crece aproximadamente 0.3 mm por día, de manera que una oveja es capaz de producir unos 9.000 km de fibra al año. Además, no depende de una fuente que se agota con su explotación, a diferencia de los hidrocarburos que proveen la materia prima para las fibras elaboradas por el hombre. La esquila al comienzo del verano es necesaria y muy beneficiosa para el bienestar de los animales. Gracias a esta práctica milenaria, obtenemos la fibra necesaria para elaborar las prendas, cuya función principal es, al igual que ocurre con las ovejas, la protección de nuestra piel en cualquier estación del año.

SITUACIÓN ACTUAL

En la actualidad, la lana Merina sigue siendo un referente para la industria textil mundial, gracias a sus propiedades:

Aislante térmico doble, aísla tanto del frío como del calor.

Repele el agua, puede estar en contacto con niebla o con poca lluvia sin que absorba el agua, gracias a su grasa natural
Es muy transpirable, debido al bajo diámetro de las fibras y a las bolsitas de aire que se forman entre ellas.
Mantiene el calor pese a estar húmeda o mojada.
Retrasa o elimina la aparición de olores. La lana Merina tiene propiedades antibacterianas naturales, impidiendo que el sudor se filtre en el tejido y provoque malos olores.
Contiene queratina, que la protege de los rayos ultravioletas, lo que confiere una alta durabilidad a las prendas elaboradas con lana Merina.
A diferencia de otras lanas, la lana Merina es muy suave al tacto, lo que evita picores en contacto con la piel.
No inflamable, al trabajarse con tanta fibra, se consigue una flexibilidad y resistencia máximas, entre otros al fuego.
Al ser una fibra 100% natural, es 100% ecológica y 100% biodegradable, no como sus competidoras artificiales, todas ellas derivadas del petróleo, que dejan un impacto negativo en nuestro entorno.
A diferencia de otras lanas, la lana Merina tiene una gran elasticidad gracias al elevado número de ondulaciones o rizos de sus fibras. Esto hace que las prendas recuperen fácilmente su forma, y se adapten como una segunda piel a nuestro cuerpo facilitando así nuestro movimiento.
SELLO DE CALIDAD

100% Raza Autóctona

La lana Merina es el resultado del esfuerzo y la perseverancia para conseguir algo único. Los expertos del textil entienden a la perfección la importancia de trabajar con esta noble materia prima. El logotipo «100% Raza Autóctona» en el etiquetado es sello de confianza para esta fibra de altísima calidad.